Que es el HRV y como se puede usar en nuestro día a día para los entrenamientos

QUE ES EL HRV O VARIABILIDAD DE LA FC (VFC)

Es un parámetro que se utiliza para analizar y valorar la actividad física y su impacto en el cuerpo. En una persona normal, el pulso entre latidos va variando en tiempo (milisegundos). Esto es lo que se conoce como variabilidad de la frecuencia cardiaca -VFC- (HRV, Heart Rate Variability) (Rodas et al, 2008).

Esta VFC se puede medir con un ECG (electrocardiograma). Esta máquina calcula el tiempo entre ondas R consecutivas o intervalo RR. Este intervalo RR mide el período cardiaco y la función inversa mide la FC (frecuencia cardiaca). A lo que se llama VFC es a la serie de intervalos RR (ver figura 1).

Figura 1. Revisio Rodas.indd
Variación de la Frecuencia Cardiaca (FC) latido a latido. A partir del ECG, se calcula el intervalo entre picos R-R y se expresa la VFC en segundos (s) y la FC en latidos por minuto (p/m).

La VFC es el resultado de como interactúa el SNA con nuestro cuerpo y en el. Con su análisis conocemos la actividad del mismo y el equilibrio que este consigue entre el SNS (Sistema Nervioso Simpático) y SNP (Sistema Nervioso Parasimpático). En un estado de reposo predomina la estimulación vagal (SNP), mientras que en estados de ansiedad, stress y ejercicio físico predomina la estimulación del SNS.

La VFC puede aportar información a cerca de patologías cardiovasculares, diabetes, fibromialgia y síndrome de fatiga crónica. Por el contrario, para personas sanas nos puede aportar info sobre el estado de adaptación al estrés físico y psíquico post entrenamiento. Esto nos puede ayudar a evitar el llamado sobre entrenamiento. Una vez conocemos parámetros de la VFC podemos la conocer la actividad neurovegetativa y de la función del sistema nervioso autónomo (SNA) del organismo.

Formas de medir la VFC:

  • Laboratorio
  • Electrocardiograma (ECG) de 24h
  • Bandas de pecho

HRV para cuantificar el entrenamiento

El uso de la variabilidad de la FC ha tomado gran protagonismo en los últimos años. En el afán por individualizar el entrenamiento se ha llegado al estudio del sistema nervioso autónomo (SNA) para conocer el estado del deportista, por lo que estamos ante lo que es una variable que nos predice el rendimiento del deportista.

Se ha demostrado que la recuperación de la VFC despues de una actividad con moderada o alta intensidad es más lenta que ante actividades de baja intensidad, lo que para Kaikkonen et al (2010) es sinónimo de que existe una relación entre carga de entreno y VFC post ejercicio tanto para ejercicios contínuos como intermitentes.

Existen métodos de cuantificación para la carga mediante la VFC que presentan altas relaciones con los métodos de Banister y Fosters (Saboul, Balducci, Millet, Pialoux, & Hautier, 2016) (ver figura 2).

Figura 1. Modelo matemático para la cuantificación del Índice de Variabilidad
de la Frecuencia Cardíaca.
TL = índice de carga de entrenamiento; T= duración (en minutos) HRV
del entrenamiento; Pre5= valor de medición de la HRV 5 minutos antes del calentamiento de la sesión (mseg); Post5= valor de la medición de la HRV 5 minutos después de la sesión (mseg); Post30= valor de la medición de la HRV 30 minutos después de la sesión (mseg)
Fuente: Saboul et al., 2015

Un estudio realizado por Saboul, Balducci, Millet, Pialoux y Hautier (2015) ofreció un sistema basado en cuantificar la carga de entreno basado en un índice de la variabilidad de la frecuencia cardiaca (TLHRV) de sus siglas en inglés Training Load Index of Heart Rate Variability. Este sistema tiene en cuenta los entrenamientos contínuos como interválicos. Este sistema tiene en cuenta el intervalo de tiempo de onda R-R que más adelante explicaré y que es uno de los parámetros más representativos para medir el ajuste en la actividad vagal. A continuación se puede ver el modelo matemático para cuantificar el índice de Variabilidad de la FC.

HRV para prescribir el entrenamiento

En la linea de Nieto et al (2020) la VFC es una herramienta que permite evaluar el sistema autónomo de nuestro cuerpo (SNA). Dentro del sistema nervioso autónomo podemos dividir en sistema simpático y sistema parasimpático. Dicha herramienta, comenta el mismo autor, se ha propuesto para valorar la respuesta individual a una carga de trabajo y, por tanto, la carga de entrenamiento y de esta manera determinar la implicación del sistema nervioso autónomo en estados de sobre-entrenamiento, fatiga o asimilación de cargas de trabajo (Cachadiña, de la Cruz Torres & Orellana., 2012).

La inmersión de la HRV en nuestro día a día empezaría por la medición matutina de la HRV (RR) una vez se programa la carga de entrenamiento y se cuantifica semanalmente. Esta aplicación práctica matutina nos ayudará a conocer mejor el estado de forma actual y así poder prescribir un tipo de entreno u otro en función de la recuperación individual. Algunos autores realizan la medición del VFC por la tarde aunque es conveniente realizarla por la mañana al despertarse ya que la VFC es muy sensible a cambios de luz, actividad física, ruido, estrés, alimentación y temperatura, por lo que la mejor opción para realizar estas mediciones podría ser justo al despertar por la mañana (Buchheit, 2014; Edmonds et al., 2013; Leti et al., 2013).

Aunque algunos autores como Oliveira et al. (2013) han optado por realizar estas mediciones durante la tarde, la VFC es muy sensible a los cambios de luz, temperatura, ruido, actividad física previa, estrés, alimentación, etc., (Buchheit, 2014; Edmonds et al., 2013; Leti et al., 2013), por lo que la mejor opción para realizar estas mediciones podría ser justo al despertar por la mañana (Buchheit, 2014). Algunos autores dicen que la mejor hora para las mediciones es la noche ya que es el mejor momento teórico mas estable para las mismas y menos influenciables por las condiciones externas (Buchheit, 2014).

Los registros de estas mediciones deben estar comprendidos entre 1´-10´. De esta manera en poco tiempo y de una manera sencilla obtenemos los parametros deseados para incidir en nuestra planificación.

Para los primeros estudios se creo una línea base y valores por encima de la línea nos dejaban entrenar alta intensidad ese día, por el contrario, para valores por debajo podíamos entrenar solamente baja intensidad. De echo, en los primeros estudios, los que trabajaban con VFC mejoraron más aspectos aeróbicos (capacidad aeróbica) mientras para los que lo hacían de forma tradicional no existían tantas mejoras.

Después de un tiempo esta linea basal cambio a valores dentro de un rango de valores normales de VFC y este rango se llamó Smallest Worthwile Change (SWC). Esta franja representa las medidas límite inferior y superior de la mitad de la desviación estándar (DE). Su cálculo es:

SWC= media+-0.5 x DE

Cuando los valores se encuentran fuera del SWC se puede considerar que supone un cambio relevante, en cambio, si esta dentro del SWC supone que no ha habido variaciones. En dichos estudios posteriores se observo que era mejor hacer una media de los últimos 7 días de la VFC para que utilizar el diario, ya que este representa una gran variación (Plews, Laursen, Kilding, et al., 2013).

Existen varias aplicaciones de pago y gratuitas para la medición de esta variable (RR) entre las que están por ejemplo «HRV ELITE» y «HRV4Training». Algunas de estas apps tienen pagina web como es el caso de estas. A continuación se pueden descargar en los siguientes enlaces:

HRV4Training

ÉLITE HRV

Una vez empezamos a medirnos la RR por las mañanas hacemos la media de dichos datos se mide la RMSSD (raíz cuadrada de la media de las diferencias de la suma de los cuadrados entre intervalos RR adyacentes) como medida de la actividad parasimpática y el índice de estrés (SS) como actividad simpática.

Nieto et al (2020) comentan que esos registros matutinos son una forma útil de monitorizar el estado de equilibrio simpático-parasimpático antes de comenzar el entrenamiento, y esto nos puede dar una idea del estado en el que se encuentran una vez se despiertan. De esta manera podemos detectar previamente estados de fatiga y así variar la planificación de ese día si fuera necesario evitando sobreentreno y posibles lesiones. A continuación podemos ver la figura 2 donde se aprecia un seguimiento del HRV y que hacer en cada momento según la medición diaria. Cuando se trata de (-) es que la HRV (VFC) disminuye y cuando es (+) es que incrementa.

Figura 2. Antti M. Kiviniemi · Arto J. Hautala · Hannu Kinnunen · Mikko P. Tulppo (2007).
Heart rate variability (HRV)-guided training scheme. The basic idea was to lower the training intensity whenever decreased high-fre- quency (HF) oscillation of R–R intervals was observed. Maximum two consequent high-intensity exercises (*) and resting days (9) were al- lowed. Resting day was prescribed after nine consequent training days despite the daily HF power. Low = exercise at 65% of maximal heart rate; High = exercise at 85% of maximal heart rate; Rest = resting day; HRV+ = increased or not changed HRV; HRV- = decreased HRV

HRV y el análisis de datos

La VFC se usa para conocer la situación del deportista en un determinado momento. De esta manera podemos modificar la planificación en función de los parámetros que nos dé la VFC, así evitaremos sobreentrenos y sobrecarga funcional. En el trabajo con la VFC podemos encontrar las siguientes variables de mayor interés (ver figura 3). Existen parámetros de dominio temporal (RRSD, RMSSD, pNN50, SDANN, ASDNN) y frecuencial (TP, ULF, VLF, LF, HF, LF/HF).

Figura 3. Descripción de algunas de las variables de mayor interés para el análisis de la VFC
Figura 3A. Parámetros de análisis de la VFC en la dimensión temporal, mediante los valores en milisegundos entre intervalos consecu- tivos de los latidos cardiacos, útiles en períodos de registro cortos (5 minutos o menos). (1La abreviación RR puede llevar al equívoco, porque también se utiliza para la tensión arterial. Por este motivo a menudo se suele utilizar la expresión “R-R” o “NN” (normal a normal) para el intervalo entre dos latidos). Fuente: Revista Revisión

Los parámetros obtenidos en el dominio del tiempo se ven influenciados por cambios en la actividad del SNS y del SNP, circunstancia que hace que estas medidas no sean específicas para calcular de manera concreta el equilibrio simpático-vagal. Son parámetros útiles para detectar anormalidades de la actividad del Sistema Nervioso Autónomo pero no se pueden utilizar para cuantificar cambios específicos de la actividad del SNS y SNP

Rodas et al (2008)

La VFC disminuye cuando disminuye la actividad vagal y es ahí cuando se observa que existe actividad del SNP. La actividad del SNS es más difícil de observar por el echo de que hay que tener en cuenta efectos que los influyan de manera directa según expresa (Rodas et al, 2008). De echo las variables de tiempo se deberían tener en cuenta para estratificar riesgos cardiovasculares.

La medida del espectro frecuencia se obtiene por transformación matemática, aunque hay otros métodos, estos descomponen la señal RR en componentes y se correlacionan con componentes del SNA clasificándose la señal que va de 0-0,4Hz.

Rodas et al (2008):

  • TP (total power): Potencia total. Este parámetro se considera el espectro general. Es la varianza de todas las componentes de los intérvalos RR inferiores a 0,4 Hz.
  • ULF (ultra low frequency): Abarca el rango de frecuencias inferiores a 0,003 Hz. Son más visibles en períodos largos de medida (24 horas) y se han asociado de manera muy significativa con el parámetro SDANN de la variable de tiempo.
  • VLF (muy baja frecuencia): En este rango de frecuencias (0,003 a 0,04 Hz) muy bajas muestran las influencias hormonales, vasomotoras y termoreguladoras y también la influencia del sistema renina-angiotensina-aldosterona.
  • LF (baja frecuencia): Situada entre 0,04 y 0,15 Hz. Es la zona más controvertida en su interpretación ya que puede atribuirse a influencias del SNS y/o a las del SNP. De todas maneras, según diferentes estudios, parece ser que en registros a largo plazo nos proporciona más información sobre la actividad del SNS. Las influencias del SNP se dan cuando existe una frecuencia respiratoria baja (inferior a 7 ciclos/min.). También se considera 46 una zona representativa de la actividad baroreceptora (el circuito baroreceptor tiene una frecuencia aproximada de 0,1 Hz.).
  • HF (alta frecuencia): Se encuentran situadas entre 0,15 y 0,4 Hz. La HF está claramente relacionada con la actividad del SNP y tiene un efecto relacionado con la relajación sobre la FC . La frecuencia respiratoria también juega un papel importante en la influencia sobre este espectro de frecuencia (como se expondrá posteriormente, la frecuencia respiratoria afecta de manera significativa las medidas de la VFC). Cuando cambia la frecuencia respiratoria de manera destacable también cambia el pico de HF, esto demuestra hasta qué punto es importante la influencia de la frecuencia respiratoria. El pico de HF se anula con la administración de atropina.
  • Proporción LF/HF: De esta proporción entre las bajas frecuencias y las altas del resultado del análisis espectral de la VFC se puede estimar la influencia vagal (relacionada con la relajación y las HF) y la simpática (relacionada con el stress y las LF). Así podemos 25 estimar el equilibrio simpático-vagal. Según los resultados publicados por un gran número de estudios (citados anteriormente), si predomina la influencia de SNS de manera permanente, puede ser causa de trastornos de salud, depresiones, sobreentrenamiento o lesiones musculares en el caso de los deportistas, y puede perjudicar en general el equilibrio biofísico de la persona. En este caso, encontraríamos que la VFC está disminuida. Una VFC alta parece ser un indicador de buena salud, de menor morbi-mortalidad si hablamos de un estado post-enfermedad, o de correcta tolerancia a las cargas de trabajo y a los entrenamientos en el caso de los deportistas. Debido a la controversia en la interpretación de las LF de forma aislada, se utiliza la proporción LF/HF para estimar de manera más efectiva la actividad del SNS.

Para dicho autor anteriormente citado, la medición del espectro de frecuencias con electrocardiograma se realiza en períodos de tiempo de 5 minutos o equivalentes de 2 minutos.

Si el deportista esta sobrecargado o sobre entrenado la actividad parasimpática es menor, lo que para Bosquet et al (2008) es sinónimo de que el deportista no ha recuperado correctamente o que la adaptación al entreno no esta siendo la adecuada. Por el contrario, si la VFC incrementa, estamos ante una adaptación positiva del entrenamiento, aunque no siempre que disminuya la VFC estamos ante estrés del SNA ya que también puede deberse a una saturación simpática. Para conocer dicha reducción se debe al incremento de la actividad parasimpática o a dicha saturación se comparan los valores de InRMSSD respecto al intervalo RR (InRSSD/RR ratio). Si el InRSSD se reduce a la vez que se incrementa el ratio InRSSD/RR estamos ante un indicador de fatiga donde predomina la actividad simpática. Si en vez de ello disminuyen los dos valores estamos ante lo que sería una correcta adaptación con saturación parasimpática según explica (Plews, Laursen, & Buchheit, 2016).

El fenómeno de saturación puede aparecer en deportistas con una gran trayectoria deportiva cuya FC es muy baja (Buchheit, 2014). Para una mejor interpretación de los resultados se ha propuesto el uso del ratio Ln rMSSD/RR junto con la variable de VFC, Ln rMSSD (Plews, Laursen, Stanley, et al., 2013). La interpretación de estas variables de forma conjunta aún no está clara, sin embargo parece ser que una reducción en la variable Ln rMSSD junto con un aumento del ratio Ln rMSSD/RR podría indicar fatiga. Por otro lado, un descenso de los dos podría estar mostrando un fenómeno de saturación y la buena disposición del sujeto para competir, mientras que un aumento de estas podría suponer un incremento en la actividad simpática (Buchheit, 2014). En los deportes de equipo tales como el fútbol, donde el sistema nervioso no sólo se ve afectado por la carga física, sino que además, se compite cada semana, debe confirmarse la utilidad del uso de estos índices así como la precisión en la interpretación de los resultados.

Recuenco y Juarez, 2017

Siguiendo esta línea, es importante que se descanse para que la recuperación de la actividad parasimpática vuelva a valores estables previos al ejercicio o incluso superarlos. Este período suele estar comprendido entre 24h-72h. Su recuperación esta relacionada con cambios producidos en el volumen plasmático, ya que el SNA es el que lo regula (Buchheit et al., 2009; Convertino, 2003) y los devuelve a sus niveles previos a la actividad fisica, no siendo el único parámetro que indica que el cuerpo vuelva a un estado de recuperación completo (ej. sustratos energéticos). Cuanto más intensidad aplicamos en los entrenamientos más cuesta recuperarse la actividad parasimpática.

En un estudio de Edmonds et al. (2013) sobre la VFC en el fútbol, pudieron ver que los valores para el índice HF se mantuvieron bajos durante 1-2 días, incrementando las variables LF y el cociente LF/HF, con lo que se llego a la conclusión del incremento del tono simpático. Días posteriores a este incremento del tono simpático llega el descenso del mismo, acompañado del incremento del tono parasimpático y del volumen plasmático, lo que producirá un incremento del VO2max (Gledhill et al., 1999; Krip et al., 1997) por el fenómeno de supercompensación (Buchheit et al., 2009)(citado en Recuenco y Juarez, 2017).

Según Mateo et al (2012) la actividad parasimpática ha sido relacionada con el estrés que existe previo a la competición disminuyendo los niveles respecto a los basales en valores como el VFC (HF%), e incrementando valores como el índice SD2 (ms), evidenciando alteraciones SNA. Esto demuestra la importancia de medir estos valores como indicativos, no solo medidas de rendimiento físico, sino también como indicador del estado emocional de los sujetos

Por lo general, mejoras en la capacidad aeróbica (periodo preparatorio) inciden sobre la VFC incrementándola según expresa (Buchheit, Chivot, et al., 2010; Iwasaki et al., 2003; Pichot et al., 2002), por el contrario cargas de alta intensidad (periodo competitivo) demuestran el efecto contrario (Iwasaki et al., 2003; Pichot et al., 2000). Hay que decir que en otros estudios este fenómeno ocurre al revés y se cree que es por la capacidad de recuperación de los atletas a las cargas de entreno en el periodo preparatorio o durante las cargas aeróbicas, y durante el período de competición se debe a la disminución del volumen plasmático por la disminución de las cargas de entreno (Plews, Laursen, Stanley, et al., 2013). Otro mecanismo que hace que disminuya la VFC en la fase competitiva puede ser la ansiedad pre-competitiva o el fenómeno de saturación. Por ello es importante tener presente siempre el momento de la temporada en el que se encuentra el deportista en su interpretación.

En un estudio de Stanley et al. (2013a) se muestra que tras una actividad a baja intensidad la recuperación total se puede dar en menos de 24h dependiendo del sujeto (nivel de entreno, etc.). Si se realiza a más intensidad se necesitará más tiempo de recuperación, pudiendo llegar este hasta las 48h.

Bellenger et al (2016) han estudiado el equilibrio del SNA como medio para conocer el estado del deportista. Para estudiar el SNA es necesario analizar la Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca (VFC). Esto nos da información sobre el balance del sistema simpático-vagal. Rodas et al (2008) expresan que ante una situación de reposo predomina la estimulación parasimpática, pero por el contrario, en una situación de estrés físico o mental, como el ejercicio, predomina la actividad simpática.

A la hora de medir el HRV y trabajar con datos sobre ello podemos encontrar el rMSSD (raíz cuadrada de la media de la suma de las diferencias al cuadrado de todos los intervalos sucesivos de RR) para el tiempo, y la HF para las señales de alta frecuencia del espectro de frecuencias obtenida mediante la Transformación de Fourier (ver figura 4). Las dos medidas se usan para la conocer la actividad parasimpática. También se usa para ver si existe predominancia vagal o simpática el ratio LF (baja frecuencia)/HF (alta frecuencia) según expresa Rodas et al (2008).

La VFC se ha utilizado para conocer el estado tanto de personas enfermas y no enfermas como para deportistas. Para estos últimos aporta información a cerca del estado de entrenamiento, adaptación a cargas, etc.

Numerosos estudios han llegado a la conclusión en la relación que existe entre mejorar el rendimiento y la actividad parasimpática aunque no hay que olvidar las palabras de Le Meur et al (2013):

Hay que tener en cuenta que una hiperactividad parasimpática, manifestada mediante un aumento anormal del RMSSD o de HF puede ser un indicador de sobrecarga funcional

Meur et al (2013)

Siguiendo dicha línea el incremento parasimpático solo se produce en sujetos que mejoran el rendimiento, y para los que tienen mayor actividad parasimpática conseguían mayores mejoras que para los que dicha actividad era inferior.

Por todo ello, los entrenadores de hoy dia se tienen que estar actualizando constantemente y conociendo las ultimas herramientas en el campo del entrenamiento, que hacen de este algo más seguro y fácil, para que, con su uso lleguemos no solo a individualizar las cargas, sino que estas sean seguras en el tiempo y eviten riesgos de lesiones y sobrecargas que derivan de una mala praxis por no saber planificar y conocer las señales del cuerpo.

Una manera de conocer la saturación parasimpática es mediante el ratio RMSSD/mediaRR. Esto nos puede ayudar a conocer si el deportista esta adaptándose a los estímulos del entrenameinto o si se encuentra en un proceso de fatiga (Plews, Laursen, Stanley, Kilding, & Buchheit, 2013)..

Algunos autores han encontrado relación entre la línea base de la VFC (entendida como los valores normales de cada sujeto en una situación de entrenamiento habitual) y el rendimiento obtenido después de un periodo de 14 semanas de entrenamiento intenso, donde los que tenían una mayor actividad parasimpática antes y durante el periodo de entrenamiento conseguían mayores mejoras .

Vesterinen et al. (2013)

Las medidas geométricas de medición de la HRV se basan en crear historiogramas una vez se miden los valores RR por las mañanas y a partir de ello se extraen los índices geométricos de la VFC.

Otra forma de conocer nuestro estado de forma es utilizando medidas no lineales (cuantitativas) como el Diagrama de Polincaré o también llamado Diagrama de Dispersión, entre otras. Estas miden los intervalos RR siendo el más estudiado en los registros de la VFC. Los datos RR diarios medidos se llevan a dicho diagrama de dos dimensiones y se sacan conclusiones. En la figura podemos ver dos diámetros, uno longitudinal (SD2) y otro transversal (SD1).

El diámetro longitudinal de la elipse describe de manera absoluta la desviación a largo plazo de la FC, y el diámetro transversal caracteriza los cambios en la FC. Con el cálculo de las desviaciones estándar de los diámetros longitudinal y transversal se cuantifican los cambios espontáneos y a largo plazo de la VFC. El parámetro SD1 hace referencia al eje corto de la elipse y SD2 al eje largo, siendo SD12 la ratio entre estos dos ejes. Los puntos situados fuera de la nube de puntos principal indican arritmias o artefactos. La forma más alargada y grande, o más pequeña y redondeada de la elipse nos permite sacar conclusiones sobre el grado de relajación o tensión física/psicológica, respectivamente, del sujeto estudiado. Para simplificar la interpretación del diagrama de Poincaré, hay que tener en cuenta que representa cada intervalo RR en función del anterior, proporcionando una excelente manera de valorar patrones individuales o concretos de los intervalos RR. Habitualmente, se realiza el diagrama con las medidas del registro de 24 horas, pero la representación de periodos más cortos (por ejemplo de horas) nos puede aportar una valiosa información que en un registro de 24 horas (aproximadamente 100000 puntos representados) pasaría desapercibida. Esta medida no se utiliza para estratificar el riesgo de morbimortalidad, sino que su utilidad reside en que nos permite identificar problemas que influyen en los diferentes parámetros de la VFC (a parte de ser una estimación cualitativa del equilibrio simpáticovagal).

(Rodas et al, 2008)
Figura 4. Método de cuantificación del gráfico de
Poincaré propuesto por Tulppo y col. [1]. Los ejes 1 y 2
se cruzan en el valor de intervalo RR medio que en este
caso es 936.4 ms (N=638).
Fuente: PEDECIBA

CONCLUSIONES

Podemos ver que la VFC es un dato que a día se utiliza tanto para cuantificar como para planificar la carga de entreno centrada en la misma y que persigue la mejora del deportista estando al nivel de planificaciones tradicionales o incluso superior en cuanto a rendimiento.

No debemos olvidar que esta nueva metodología tiene que adaptarse al estado del deportista y a su capacidad de recuperación permitiendo evitar situaciones de sobrecarga y fatiga. Para ello debemos utilizarla en nuestro beneficio para conseguir momentos de sobrecarga funcional pero sin llegar al sobreentreno, de esta manera evitaremos problemas y perdidas de rendimiento a la vez que adaptamos al organismo a mejoras físicas.

A raíz de esta nueva forma de analizar la carga de entreno surge el entrenamiento día a día (day todo tay) o periodización día a día. De esta manera la carga individualizada se ajusta en función de la recuperación del atleta conocida por la respuesta de su SNA.

La mejor manera de medir la VFC es tumbado boca arriba para no interferir en las mediciones, ya que si medimos de pie, podemos incrementar el valor de LF que esta implicando al SNS y una disminución del HF implicando al SNP. En esta guía podéis conocer más sobre la VFC.

BIBLIOGRAFÍA

Bosquet, L., Merkari, S., Arvisais, D., & Aubert, A. E. (2008). Is heart rate a convenient tool to monitor over-reaching? A systematic review of the literature. Br J Sports Med, 42(9), 709-714. doi: 10.1136/bjsm.2007.042200

Muñoz, Perez. I. (2016). Métodos de cuantificación de la carga de entrenamiento en deportes de resistencia cíclicaRevista Búsqueda. Vol. 16, 53-63.

Nieto-Jiménez, C.; Pardos-Mainer, E.; Ruso-Álvarez, J.F. y Naranjo-Orellana, J. (2020) Training Load and HRV in a Female Athlete: A Case Study. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. 20 (78) pp. 321-333.

Cachadiña, E. S., de la Cruz Torres, B., & Orellana, J. N. (2012). Estudio comparativo de los perfiles semanales de creatin kinasa, urea y variabilidad de la frecuencia cardiaca en remeros de élite españoles. Archivos de medicina del deporte: revista de la Federación Española de Medicina del Deporte y de la Confederación Iberoamericana de Medicina del Deporte, 152, 952-958.

Rodas, G., Pedret C., Ramos J., Capdevila L. (2008). Heart Rate Variability: Definition, Measurement and Clinical Relation Aspects (Part II). Archivos de medicina del deporte: revista de la Federación Española de Medicina del Deporte y de la Confederación Iberoamericana de Medicina del Deporte, Vol. XXV( 123), 41-47.

Bellenger, C. R., Fuller, J. T., Thomson, R. L., Davison, K., Robertson, E. Y., & Buckley, J. D. (2016). Monitoring Athletic Training Status Through Autonomic Heart Rate Regulation: A Systematic Review and Meta-Analysis. Sports Med, 46(10), 1461-1486. doi: 10.1007/s40279-016-0484-2.

Rodas, G., Pedret Carballido, C., Ramos, J., & Capdevila, L. (2008). Variabilidad de la frecuencia cardiaca: concepto, medidas y relación con aspectos clínicos (I). Archivos de Medicina del Deporte, XXV(123), 41-47.

Le Meur, Y., Pichon, A., Schaal, K., Schmitt, L., Louis, J., Gueneron, J., . . . Hausswirth, C. (2013). Evidence of parasympathetic hyperactivity in functionally overreached athletes. Med Sci Sports Exerc, 45(11), 2061-2071. doi: 10.1249/MSS.0b013e3182980125

Plews, D. J., Laursen, P. B., Stanley, J., Kilding, A. E., & Buchheit, M. (2013). Training adaptation and heart rate variability in elite endurance athletes: opening the door to effective monitoring. Sports Med, 43(9), 773-781. doi: 10.1007/s40279-013-0071-8.

Plews, D. J., Laursen, P. B., Kilding, A. E., & Buchheit, M. (2013). Evaluating training adaptation with heart-rate measures: a methodological comparison. Int J Sports Physiol Perform, 8(6), 688-691.

Kaikkonen, P., Hynynen, E., Mann, T., Rusko, H., & Nummela, A. (2010). Can HRV be used to evaluate training load in constant load exercises? Eur J Appl Physiol, 108(3), 435-442. doi: 10.1007/s00421-009-1240-1.

Saboul, D., Balducci, P., Millet, G., Pialoux, V., & Hautier, C. (2016). A pilot study on quantification of training load: The use of HRV in training practice. Eur J Sport Sci, 16(2), 172-181. doi: 10.1080/17461391.2015.1004373.

Edmonds, R. C., Sinclair, W. H., y Leicht, A. S. (2013). Effect of a training week on heart rate variability in elite youth rugby league players. International Journal Of Sports Medicine, 34(12), 1087-1092.

Leti, T., y Bricout, V. A. (2013). Interest of analyses of heart rate variability in the prevention of fatigue states in senior runners. Autonomic Neuroscience: Basic & Clinical, 173(1-2), 14-21.

Buchheit, M. (2014). Monitoring training status with HR measures: do all roads lead to Rome? Front Physiol, 5, 73.

Buchheit, M., Laursen, P. B., Al Haddad, H., y Ahmaidi, S. (2009). Exercise-induced plasma volume expansion and post-exercise parasympathetic reactivation. Eur J Appl Physiol, 105(3), 471-481.

Buchheit, M., Chivot, A., Parouty, J., Mercier, D., Al Haddad, H., Laursen, P. B., y Ahmaidi, S. (2010). Monitoring endurance running performance using cardiac parasympathetic function. Eur J Appl Physiol, 108(6), 1153- 1167.

Convertino, V. A. (2003). Baroreflex-mediated heart rate and vascular resistance responses 24 h after maximal exercise. Med Sci Sports Exerc, 35(6), 970-977.

Stanley, J., Peake, J. M., y Buchheit, M. (2013a). Cardiac parasympathetic reactivation following exercise: implications for training prescription. Sports Med, 43(12), 1259-1277.

Edmonds, R. C., Sinclair, W. H., y Leicht, A. S. (2013). Effect of a training week on heart rate variability in elite youth rugby league players. International Journal Of Sports Medicine, 34(12), 1087-1092.

Recuenco, D.; Juárez, D.; (2017). Variabilidad de la frecuencia cardíaca. Consideraciones para su aplicación en el análisis de la carga y el rendimiento en fútbol. Journal of Sport and Health Research. 9(1):1-14.

Gledhill, N., Warburton, D., y Jamnik, V. (1999). Haemoglobin, blood volume, cardiac function, and aerobic power. Can J Appl Physiol, 24(1), 54-65.

Mateo, M., Blasco-Lafarga, C., Martinez- Navarro, I., Guzman, J. F., y Zabala, M. (2012). Heart rate variability and pre-competitive anxiety in BMX discipline. [Research Support, Non-U.S. Gov’t]. Eur J Appl Physiol, 112(1), 113-123.

Krip, B., Gledhill, N., Jamnik, V., y Warburton, D. (1997). Effect of alterations in blood volume on cardiac function during maximal exercise. Med Sci Sports Exerc, 29(11), 1469-1476.

Iwasaki, K., Zhang, R., Zuckerman, J. H., y Levine, B. D. (2003). Dose-response relationship of the cardiovascular adaptation to endurance training in healthy adults: how much training for what benefit? J Appl Physiol (1985), 95(4), 1575-1583.

Pichot, V., Busso, T., Roche, F., Garet, M., Costes, F., Duverney, D., Lacour, J. R., y Barthelemy, J. C. (2002). Autonomic adaptations to intensive and overload training periods: a laboratory study. Med Sci Sports Exerc, 34(10), 1660-1666.

Pichot, V., Roche, F., Gaspoz, J. M., Enjolras, F., Antoniadis, A., Minini, P., Costes, F., Busso, T., Lacour, J. R., y Barthelemy, J. C. (2000). Relation between heart rate variability and training load in middle-distance runners. Med Sci Sports Exerc, 32(10), 1729-1736.

Plews,D.J.,Laursen,P.B.,Stanley,J.,Kilding, A. E., y Buchheit, M. (2013). Training adaptation and heart rate variability in elite endurance athletes: opening the door to effective monitoring. Sports Med, 43(9), 773-781.

Profesor de EF, Preparador Físico, Entrenador Personal, Nutricionista Deportivo, Fundamentos del Entrenamiento en Deportes de Endurance, Entrenador Nivel I Triatlón y Especialista en Triatlón, Medio Ironman e Ironman

Graduado en CAFyD (Ciencias de la Actividad Física y el Deporte), Magisterio de primaria, Máster en Formación del Profesorado de ESO, Bachillerato e Idiomas y actualmente entrenador del C.D. Triatlón Granada.

Próximos Eventos

2020 octubre

Últimas entradas

Redes sociales

Something is wrong.
Instagram token error.
Follow
Cargar más

Fotos

Pinterest

Twitter

https://twitter.com/2doorstofreedom
octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Saúl Armendáriz

Teacher, Triathlete, Veggie Attemp., Col. 60.257. Really good attemp to make it to the top.